Los obispos en México se han declarado en contra de las conclusiones de la Suprema Corte de Justicia, en calidad de la libre expresión, a defender el Matrimonio sólo como la unión celebrada y establecida entre un Hombre y una Mujer.

Considerado el matrimonio como la célula de la vida social, y que en su capacidad procreativa garantiza la supervivencia de la sociedad. Afirman los obispos que estas declaraciones rompen con la tradición jurídica y el bien social. Como Iglesia, sostenemos que, (dice el episcopado) el matrimonio se establece entre personas del mismo sexo, y declararse en contra de esta convicción no significa bajo ningún aspecto una discriminación, es mas, nadie debe ser objeto de ninguna discriminación, pero ello no significa que se deba cambiar la esencia del matrimonio.

Categorías: Noticias.